Pueblos indígenas olvidados por los gobiernos: Vera Díaz

Diputada Luz Vera

Es necesario transformar las instituciones gubernamentales, así como los programas focalizados a éstos grupos prioritarios, por lo que el nuevo gobierno tiene la obligación de emprender políticas públicas que se encuentren focalizadas a transformar la calidad de vida de los  pueblos y comunidades indígenas


A fin de regular el reconocimiento y protección de los derechos lingüísticos, individuales y colectivos de los pueblos y comunidades indígenas del Estado de Tlaxcala, la diputada Luz Vera Díaz presentó ante el pleno del Poder Legislativo la iniciativa con proyecto de decreto por el que se expide la Ley de Derechos Lingüísticos.

En ese sentido, refirió que no sólo se requiere de un cambio en la distribución y asignación de los recursos, sino que también una modificación en la relación de los pueblos indígenas y el gobierno, un reto importante para erradicar la pobreza extrema de los grupos marginados, y de los pueblos indígenas especialmente.

De ahí que es necesario transformar las instituciones gubernamentales, así como los programas focalizados a éstos grupos prioritarios.

Lo anterior, permitirá garantizar el derecho de las personas y comunidades indígenas y enriquecer su lengua, conocimiento, e instituciones propias que constituyan su cultura e identidad lingüística.

Y es que la legisladora explicó que de acuerdo con el Programa Especial de los Pueblos Indígenas 2014-2018, en México existen 68 pueblos indígenas que se concentran principalmente en 25 regiones indígenas localizadas en 20 estados del país.

Sin embargo, “la gran parte de estos grupos se encuentran en estado de marginación, ya que las políticas públicas establecidas para impulsar su desarrollo, no han sido suficientes para asegurar la adecuada satisfacción de sus demandas de justicia y para mejorar sus condiciones de vida”.

En esa tesitura la diputada del PES subrayó la importancia de fomentar la comunicación con pertinencia cultural y lingüística el estado y los pueblos indígenas, lo anterior basado en los principios de la no discriminación y la buena fe, así como la promoción del uso y desarrollo de las lenguas indígenas.  

“La población indígena de México ha enfrentado condiciones adversas para su desarrollo y el ejercicio pleno de sus derechos humanos, actualmente es uno de los sectores mayormente afectados por la pobreza, la marginación y la discriminación, entre otros fenómenos sociales que ponen en entredicho sus derechos fundamentales que protege nuestra Carta Magna”.

Vera Díaz lamentó que pese a que los pueblos indígenas forman parte de los cimientos nacionales y culturales no han cambiado sus condiciones de vida, toda vez que según estadísticas del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), siete de cada 10 personas hablantes de lengua indígena se encuentran en situación de pobreza y ocho de cada 10 tienen ingresos inferiores es decir que no cuentan con recursos para solventar sus necesidades más elementales.

“El gobierno de México y los mexicanos, contamos con una deuda histórica, lograr que nuestros hermanos indígenas, cuenten con los elementos necesarios para lograr el bienestar y un desarrollo humano sustentable”.

En ese sentido, la legisladora refirió que el nuevo gobierno tiene la obligación de emprender políticas públicas que se encuentren focalizadas a transformar la calidad de vida de los  pueblos y comunidades indígenas”.

Además, sostuvo que la mayoría de integrantes de Pueblos indígenas, no conocen las prerrogativas constitucionales ni la existencia de las leyes que protegen sus derechos ciudadanos.

“Con más de 4 mil 513 hablantes de alguna lengua indígena, mayores de 5 años de edad en el Estado de Tlaxcala, se observa un incipiente esfuerzo por publicitar y difundir el marco legal que busca garantizar y reivindicar su derechos”.

Al dar lectura a la iniciativa manifestó que a inicios del siglo pasado en el país existían más de 170 lenguas originarias, y actualmente sólo quedan 68 agrupaciones lingüísticas con 364 variantes, todas ellas pertenecientes a 11 familias lingüísticas.

Por lo que consideró urgente incluir planes y programas estatales y municipales en materia de educación y cultura indígena, las políticas y acciones tendientes a la preservación, uso y desarrollo de las diversas lenguas indígenas, contando con la participación de los pueblos y comunidades indígenas.

Author: Isabel Polvo Escobar