Brad Pitt seduce a fans en México

El coprotagonista de la novena cinta de Tarantino convive con fans en un centro comercial de Naucalpan; asegura que el director no pudo acudir por problemas de salud

Desde el mediodía centenares de admiradores del trabajo del cineasta Quentin Tarantino y, especialmente, de la belleza y dotes histriónicos de Brad Pitt, uno de los protagonistas de Había una vez en… Hollywood, la novena cinta del galardonado director, se dieron cita ayer en el centro comercial Parque Toreo, en Naucalpan, para ganar un buen lugar cerca del escenario y así ver de cerca, y si tenían suerte, darle la mano al actor o tomarse una selfie con él.

Su paso por la alfombra estaba previsto a las 19:00 horas; no obstante, a los fanáticos no les importó quemarse bajo el ardiente sol, enfrentarse a las deshidratación y hambre, y esperar por horas a que el protagonista de Guerra Mundial Z apareciera para convivir con ellos. Al final arribaron aproximadamente dos mil personas, la mayoría de ellas fueron llegando en pequeños grupos a partir del mediodía, aunque se rumoraba que los más fervientes entraron al centro comercial desde las 7:00 horas. Tenían que hacerlo, quizá sería la única oportunidad en su vida de contemplar al exesposo de Angelina Jolie.

Entre la bulla ensordecedora se escuchó una voz femenina decir: “Brad es muy generoso con su público”. Esa frase pareció una plegaria cumplida de quien le reza ciegamente a un ídolo, pues antes de lo fijado, a las 18:43, el galardonado histrión arribó enfundado en un conjunto café y un sombrero, y comenzó a atender a sus fans.

Con un caminar tranquilo, una gran sonrisa y una barba de candado canosa, comenzó a tomarse selfies con las fanáticas naucalpenses, a firmar decenas de revistas con su rostro en la portada y hasta una cartulina rosa en la que se leía “Brad, he esperado 28 años para conocerte”.

Una señora que estaba entre el público le regaló al histrión un sombrero de charro, el cual sustituyó por unos momentos al café que traía. También, alguien le pasó una bandera mexicana y la levantó orgullosamente.

Cuando subió al escenario, el cual estaba arreglado como un set hollywoodense (con palmeras y todo), lo primero que hizo fue agradecer la calidez con la que fue arropado en Naucalpan y hablar sobre la trama de la película; “es una carta de amor a la ciudad de Los Ángeles, que la amamos,  y es una también para el cine y la televisión”.

Sobre la ausencia de Quentin Tarantino, aseguró que al director le hubiera encantado asistir, pero que faltó por problemas de salud: “A mi gran amigo, le hubiera encantado estar aquí, de verlos a todos, de platicar con ustedes acerca de la película, pero fue realmente porque tuvo una emergencia médica que no pudo estar aquí, pero les manda su amor y les agradece a todos”.

Y sobre las realistas escenas de acción de la cinta añadió: “no le gusta (a Tarantino) usar efectos por computadora, quería que todo fuera muy real y estuviera captado en la cámara; todo lo que filmamos es genial. Le pregunté si había algo en lo que me hubiera excedido y él me respondió: ‘no hay excesos suficientes’”.

Finalmente, agradeció de nuevo a los mexiquenses, y en sus breves palabras que ofreció a la prensa, declaró que él entendía la euforia de la gente y que era un honor ser así de querido: “yo vengo de un pueblo pequeño y los entiendo: cuando por primera vez fui a Hollywood sentí lo mismo y sé lo que esto significa esto para alguien, lo encuentro muy duradero”.

La cinta, que rinde homenaje a la época dorada de Hollywood, llegará a carteleras de México el 23 de agosto.

Author: ABC Online

En ABC Online trabajamos todos los días para mantenerte informado con contenidos de tu interés y de calidad, agradecemos tu preferencia y tus recomendaciones.