Cardi B confiesa que drogaba y robaba a los hombres con los que tenía sexo

Cardi B en los premios Grammy, en Los Ángeles, el pasado febrero. CORDONPRESS
Cardi B en los premios Grammy, en Los Ángeles, el pasado febrero. CORDONPRESS

USale a la luz un vídeo de hace tres años que desvela el duro pasado de la rapera. Tras su difusión, ha dicho: “Hice cosas buenas o malas, pero necesarias para sobrevivir”

La rapera Cardi B es una de las artistas con más proyección de los últimos dos años. Con un buen puñado de éxitos musicales en su haber, que le han dado un Grammy, su vida privada también genera titulares por su pasado como stripper; sus enfrentamientos cogntra la también cantante Nicki Minaj o la rapera Azealia Banks; sus múltiples idas y venidas con su intermitente pareja, el rapero Offset; o el nacimiento de su primera hija, Kulture, en julio, que la llevó a pasar una depresión posparto. La artista, de 26 años, nunca ha ocultado su pasado complicado, pero ahora se enfrenta al que puede ser uno de los mayores escándalos de su carrera con la revelación de un vídeo antiguo en el que cuenta, ella misma, cómo drogaba y robaba a algunos de los hombres con los que tenía sexo.

La rapera hizo una emisión en directo a través de sus redes sociales hace casi tres años. Ahora, una cuenta de Instagram ha recuperado ese vídeo y en él se la ve hablar sobre cómo era una trabajadora sexual y qué hacía con sus supuestos clientes. “¿Quieres follar conmigo? Sí, sí, sí, vamos a volver a ese hotel’ y entonces le drogaba y le robaba. Así es como lo hacía”, cuenta la rapera neoyorquina en esos vídeos.

En sus redes, la noche del martes Cardi B publicó un extenso mensaje como respuesta a la polémica y en el que explica cómo en su pasado tuvo que hacer muchas cosas para “sobrevivir”. “Estoy viendo en redes sociales que un vídeo de una vida que tuve hace tres años ha vuelto a saltar. Una vida donde hablaba de cosas que tuve que hacer en mi pasado, buenas o malas, pero necesarias para sobrevivir. Nunca he dicho que fuera perfecta o que viniera de un mundo de perfecto con un pasado perfecto. Siempre he contado la verdad sobre mis propias mierdas. Estoy separada de una cultura hip hop donde puedes hablar acerca de donde vienes, acerca de las cosas erróneas que has hecho para llegar hasta donde estás”, comenta la rapera a sus casi 43 millones de seguidores en Instagram.Ver esta publicación en Instagram

“Hay raperos que glorifican la violencia, el asesinato, las drogas o los robos. Crímenes que sienten que deben cometer para sobrevivir. Nunca he glorificado cosas que hice en esa vida, nunca he sacado ese tipo de cosas en mi música porque no estoy orgullosa de ello y creo que es mi responsabilidad no glorificarlas. En ese momento tomé las decisiones que tomé porque tenía opciones muy limitadas. Doy las gracias por haber podido salir de eso, pero muchas mujeres no han podido”, continúa la que el pasado febrero se convirtiera en la primera mujer en solitario en ganar el premio Grammy al mejor álbum de rap.

En su explicación, Cardi B asegura que aquellos hombres de los que hablaba en su vídeo grabado en el pasado eran conscientes de todo. “Los hombres de los que hablo en mi vídeo eran hombres con los que quedé, con los que salí, hombres que eran conscientes y estaban dispuestos. Tengo un pasado que no puedo cambiar, todos lo tenemos”. Y concluye: “Todo lo que puedo hacer ahora es ser mejor, por mí misma, por mi familia y por mi futuro”. La respuesta de la rapera llega después de que muchos de sus seguidores se escandalizaran y comenzaran una campaña de protección a la cantante, bajo la etiqueta #SurvivingCardiB, en referencia al documental de R. Kelly Surviving R. Kelly, sobre supuestos abusos a menores o cómo el cantante mantenía a sus parejas encerradas en casa como esclavas. 

Como la propia artista ha contado en alguna entrevista, sus inicios no han sido convencionales. Nacida en Nueva York en 1992, con una madre originaria de Trinidad y Tobago y un padre dominicano, Belcalis Almánzar —su nombre real— pasó una juventud alejada de los suyos por voluntad propia. Tal como confesó a la revista GQ en abril de 2018, a los 16 años se unió a la pandilla estadounidense Bloods y poco después se fue de su casa para vivir con su novio de entonces. Al verse sin dinero y envuelta en una relación abusiva, se convirtió en stripper, una profesión que ejerció durante cinco años y que nunca ha guardado en secreto. “Muchas personas hablan negativamente al respecto, pero a mí me salvó de muchas cosas”, aseguró en 2016 al portal de noticias VladTV.

Su situación cambió en 2015 cuando fue seleccionada para el reality show del canal VH1 Love & Hip Hop: New York, un programa que seguía la vida de personas que estaban de una u otra forma involucradas en el mundo del hip hop. En 2017 era contratada por la discográfica Atlantic Records y poco después lanzaba su primer sencillo, Bodak Yellow. Instantáneamente la canción fue un éxito en las listas musicales, llegando incluso a desbancar a populares temas como Despacito, de Luis Fonsi y Daddy Yankee, y Look what you made me do, de Taylor Swift. Al single le siguió el lanzamiento de su primer —y hasta ahora único— disco, Invasion of Privacy, el cual no solo logró doble platino en ventas y supuso uno de los discos debut más exitosos de la historia, sino que la encumbró como uno de los referentes del rap femenino.