El ISSSTE sufre: le retiran 76% del subsidio y su gasto en salud aumenta

Luis Antonio Ramírez Pinedo advirtió que la institución presenta déficit presupuestal, un rezago de inversión en infraestructura y equipo médico, lo que ha generado la dependencia de servicios subrogados y tercerización de los mismos

ALEJANDRO PÁEZ MORALES

El director del ISSSTE, Luis Antonio Ramírez Pinedo.El director del ISSSTE, Luis Antonio Ramírez Pinedo, advirtió una situación crítica para esta institución en este 2019, ante los pasivos que debe enfrentar de alrededor de 20 mil millones de pesos, caída del 76 por ciento del subsidio gubernamental, crecimiento en gasto de salud tanto en enfermedades crónico-degenerativas como deuda por medicinas, además del pago de pensiones y resoluciones judiciales que ordenan al Instituto incrementar el monto de esta prestación a jubilados.

“Las trasferencias o subsidios gubernamentales han caído en un 76 por ciento, pues en 2012, el ISSSTE recibía 15 mil 700 millones de pesos de subsidio, pero para 2018 esta cifra disminuyó a tres mil 800 millones de  pesos, las trasferencias gubernamentales han caído considerablemente…”, aseveró.

Al comparecer ante las comisiones de Salud y Seguridad Social del Senado, el titular del ISSSTE, reconoció que esta dependencia cuenta con reservas por 93 mil millones de pesos, pero presenta déficit presupuestal , un rezago de inversión en infraestructura y equipo médico, lo que ha generado la dependencia de servicios subrogados y tercerización de los mismos.

El senador de Morena, Primo Dothé, cuestionó porqué en 100 días del nuevo gobierno, no se ha logrado revertir el problema que se vive al interior de ISSSTE.

“Nada debe encubrirse cómodamente en la cascada de la esperanza del país, cada quien tenemos una responsabilidad, los derechohabientes del ISSSTE se preguntan: ¿en 100 días no ha cambiado nada en esta parte?, porque estamos hablando de personas, de su calidad de vida, del respeto a su dignidad humana, de su vida o de su muerte”, reclamó.

El funcionario federal reconoció que hay muchas carencias y la dependencia tiene problemas graves de recursos, pero aclaró que mientras las cuotas y aportaciones no se incrementen y las transferencias federales no aumenten, no se puede lograr gran cambio en esa institución.

“Las cuotas y aportaciones no han sido suficientes para cubrir los gastos. Por ello, se han requerido transferencias gubernamentales; sin embargo, éstas no han sido suficientes para atender el déficit del Instituto”, indicó.