Endoscopias, una vista precisa al interior del cuerpo

Las endoscopias son técnicas seguras y confiables en un estudio

La endoscopía es una técnica que permite revisar tejidos internos mediante una sonda flexible que tiene una pequeña cámara y una luz en su extremo proyectada por una minúscula lamparita colocada al borde de un delgado alambre elaborado con fibra óptica.

La fibra óptica contiene unas luces poderosas y en sus puntas aparatos diminutos que captan y amplían cada parte del cuerpo de forma directa, proyectándola en una pantalla que permite grabar en un video la secuencia obtenida.

Por su tamaño este dispositivo puede penetrar a grandes profundidades del cuerpo como el estómago, los pulmones o los intestinos y solamente es guiada por el médico basándose en lo que observa en la pantalla proyectora.

Los dispositivos de fibra óptica se colocan en tubos angostos o sondas que se insertan en el organismo a través de la boca, el ano, los orificios nasales aberturas naturales del cuerpo o por medio de una pequeñísima incisión realizada por el médico cuando la parte del cuerpo a estudiar está lejos de los orificios naturales.

Durante este estudio también se pueden tomar muestras de tejido para realizar biopsias, esto se logra mediante unas diminutas pinzas que están en la orilla de la sonda que pellizcan suavemente el tejido arrancando una partecita diminuta, la que es enviada al laboratorio para su análisis.

Con esta técnica también se han podido realizar cirugías con todo éxito y con la menor agresividad hacia el paciente, ya que antes requerían de una abertura grande y ahora solo una pequeña incisión.

También se utiliza para extirpar pólipos del colon o hasta para restablecer alguna articulación.

Este instrumento se denomina endoscopio y a través de él se pueden introducir instrumentos pequeños y usarse para:

Observar en detalle una zona en el interior del cuerpo

Tomar muestras de tejidos anormales

Tratar ciertas enfermedades

Extirpar tumores

Detener un sangrado

Extraer cuerpos extraños (como alimento atorado en el esófago, el conducto que conecta la garganta con el estómago)

Esto permite extender la vista del médico para detectar cualquier cambio en los tejidos del órgano u órganos a estudiar, como cambios en la coloración o textura, presencia de sangrados, pólipos o tumores.

Según la parte del cuerpo a revisar, la endoscopia puede ser:

La anoscopia, visualiza el interior del ano, la parte más baja del colon.

La colonoscopia visualiza el interior del colon (intestino grueso) y el recto.

La enteroscopia visualiza el intestino delgado.

La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica, permite visualizar las vías biliares, pequeños conductos que drenan la vesícula biliar, el hígado y el páncreas.

La signoidoscopia visualiza el interior del colon sigmoide y el recto.

La endoscopia de vías digestivas altas, revisa el revestimiento del esófago, el estómago y la primera parte del intestino delgado.

La broncopia se utiliza para observar las vías respiratorias y los pulmones.

La cistoscopia se utiliza para observar el interior de la vejiga.

La laparoscopia se usa para examinar directamente los ovarios, el apéndice u otros órganos abdominales. El laparoscopio se introduce a través de pequeñas incisiones quirúrgicas en la zona pélvica o del vientre. Se pueden extirpar tumores u órganos en el abdomen o la pelvis.

La laringoscopia, permite ver el interior de las fosas nasales y la garganta.

La artroscopia se utiliza para mirar directamente en las articulaciones como en la rodilla, para tratar problemas de los huesos, los tendones y los ligamentos.

Estos estudios deben realizarse en una clínica médica y generalmente está presente no solo el médico especialista, sino también un anestesiólogo.

Preparación del paciente:

Cuando la endoscopía se realiza por la boca, lo más conveniente es dormir al paciente por poco tiempo, para evitar la reacción normal de vómito y el estrés al sentir que no se puede respirar bien, por lo que se debe acudir en ayunas y de preferencia con un acompañante.

En caso de ser cirugías menores como las hernias, la extracción de pólipos y otras, es necesario anestesiar y controlar la paciente durante unas horas, por lo que generalmente se realizan en clínicas de cirugía de corta estancia o ambulatorias.

Author: ABC Online

En ABC Online trabajamos todos los días para mantenerte informado con contenidos de tu interés y de calidad, agradecemos tu preferencia y tus recomendaciones.