Iglesia católica celebra a San Isidro Labrador


Campesinos piden que haya abundantes cosechas para este año

Iglesia católica celebra a San Isidro Labrador, diferentes templos en el estado conmemoraron al Santo Patrón de los agricultores, quienes pidieron su intercesión para tener mejores cosechas en este año.

Como ya es costumbre en algunos puntos de la zona oriente y norte de Tlaxcala, salieron procesiones con la imagen de San Isidro, para pedir que haya cosechas abundantes, que ya lleguen las lluvias, ya que ante el cambio climático, el temporal ha cambiado y les impacta directamente a este sector que subsiste de la siembra.

Hombres a caballo y campesinos acompañaron al patrón, esperando que en próximos días inicien las precipitaciones pluviales, otros más llegaron hasta los templos religiosos para que fueran bendecidas su semillas que habrán de sembrar en este ciclo agrícola, además de escuchar la celebración eucarística y recordar a un hombre que con fe lograba que su campo tuviera una producción abundante.

Devotos agradecieron los favores obtenidos por el Santo que fue canonizado el 12 de marzo de 1662, por el Papa Gregorio XV e imploraban a que este año sus cosechas lleguen a buen término, ya que por la temporada de estiaje o la llegada de heladas atípicas, ha generado que sea poco lo que obtienen de sus tierras.

Los trabajadores del campo, esperan que tras la celebración y el ofrecimiento de semillas y oraciones al patrón del campo, cambie la situación para Tlaxcala, que hasta hoy es desolador, ya que algunos no han podido sembrar por falta de humedad en sus campos.

En algunos puntos del Estado como Santa Ana Chiautempan en la Colonia El Alto, habitantes desde temprana hora le cantaron las mañanitas, además de realizar celebraciones eucarísticas durante el día y después de la una de la tarde ofrecieron a los ciudadanos el tradicional mole prieto.

Isidro de Merlo y Quitana, era el nombre del nombre del humilde campesino que nació alrededor de la ultima centuria del siglo XL, su vida se desarrolló en medio de la pobreza, a los diez años quedó huérfano y esta condición lo obligó a emplearse como peón en el campo en una finca cerca de Madrid-España.

Varios son los milagros que permitieron que Isidro fuera canonizado uno de ellos es aquel que señala que un día salió a pasear con su esposa María, dejaron a su hijito en un canasto cerca de un pozo, con el movimiento del bebé este cayó, por lo cual parecía imposible sacarlo, pero inmediatamente ambos esposos oraron con fe y enseguida el nivel del agua comenzó a ascender y el niño emergió sano y salvo.

Los madrileños 33 años de su fallecimiento de San Isidro, desenterraron el cuerpo y el mismo estaba integro, lo que fue un milagro para ellos; sin embargo no fue hasta que el Rey Felipe III estuvo gravemente enfermo y al llevar el cuerpo de Isidro fue como recuperó su salud, por lo cual intercedió ante Papa para que lo declararan Santo.