Las 22 películas de Marvel, la saga de cine más taquillera de la historia, de peor a mejor

Esta semana se ha estrenado la última, ‘Vengadores: Endgame’. Aprovechamos para hacer un ránking con todas las cintas de la franquicia más millonaria, esa que consigue que Iron Man, Thor o Capitán América sean tan expeditivos como sentidos

Thor (Chris Hemsworth), Capitana Marvel (Brie Larson), Black Panther (Chadwick Boseman) y el Capitán América (Chris Evans) en sus distintas películas. Disney

Eneko Ruiz Jiménez

Unos pocos creyentes decidieron quedarse en su butaca aguantando cada nombre en los créditos de la primera Iron Man. Era 2008. Después de que leyeran hasta el del más novato apuntador, había una escena de regalo. “Estoy aquí para hablar de la iniciativa Vengadores”, decía al público Samuel L. Jackson metido el papel del reclutador Nick Furia. Fundido en negro. Sus palabras iban a transformar, para bien o para mal, el cine. Los que habían leído un cómic Marvel, de los que se publican mensualmente desde 1963, sabían lo qué significaba este anuncio. Ahora tocaba convertir Los Vengadores en la saga más exitosa de la historia.

El plan de Marvel era reunir en pantalla, cinco años después (la primera entrega, Los Vengadores, llegó en 2012), a protagonistas de distintas películas bajo un mismo techo. La compañía era entonces un sello independiente que había vendido a sus héroes más populares (Spiderman, Patrulla X…) al mejor postor. Con esta jugada, el hoy presidente de Marvel, Kevin Feige, presentaba un órdago llamado al fracaso. El público debía desear acompañar al Capitán América, Thor, Iron Man y Hulk en decenas de películas, pero sus aventuras propias todavía no habían sido probadas. Sus actores debían firmar contratos de más de siete producciones, sin ningún éxito asegurado. Once años y 22 películas después (todas estrenadas en el número 1), ellos son iconos de la franquicia más taquillera de la historia (la segunda es Star wars), con 16.000 millones de euros recaudados. Cuando Disney lo vio, compró Marvel por 2.800 millones. Y le dio alas a Marvel para llegar al infinito (y más allá).

Los superhéroes han venido a quedarse en la cartelera. Incluso si la rival DC fracasó al emular a Marvel con la JLA, en la que reunió a sus propios héroes: Batman, Superman, Wonder Woman, Aquaman… En 2018 siete de las 11 películas más taquilleras del mundo pertenecían al género del superhéroe.

En la última en llegar, Vengadores: Endgame (se estrenó el 25 de abril de 2019), se cierran los caminos de la proclamada Saga de las gemas del Infinito y de los superhéroes que lo cambiaron todo. La cuarta película de Vengadores mezcla personajes que debutaron hace una década con otros que lo hicieron hace semanas, rompiendo la estructura lógica del cine. Tras este paso, Marvel prepara un nuevo día, donde tendrá que esforzarse por seguir buscando en el archivo héroes no tan populares.

Pero esa es otra historia. Hoy vivamos el presente. ¿Cuáles son los mayores éxitos de Marvel? ¿Y sus peores obras?

Este es el ránking de las 22 películas de Marvel hasta la fecha, de peor a mejor…

Chris Hemsworth en ‘Thor 2’, empuñando su icónico martillo. Cuesta ya saber dónde empieza el actor y acaba el personaje. Disney

22. ‘Thor: The Dark World’ (Alan Taylor, 2013)

Alan Taylor es uno de los directores más prestigiosos de la televisión. Estamos ante un orfebre que se adaptó a Juego de tronosMad MenLos Soprano y Sexo en Nueva York. Quizás por eso pensaron que sería moldeable al universo Marvel. El problema es (como su Terminator: Génesis) que no logró que su película tuviera cierta química con el público. Además, tenía posiblemente el villano más cutre de la historia Marvel: el elfo Malekith.

Lo que sí. La batalla final es interdimensional (Thor y el malvado Malekith saltan de un mundo fantástico a otro durante varios minutos), y esto aporta un giro a la típica pelea héroe contra villano.

Lo que no. El elfo Malekith (Christopher Eccleston) haría las delicias de los Power Rangers.

El fichaje de Scarlett Johansson como Viuda Negra ha sido el único acierto de ‘Iron Man II’. Disney

21. ‘Iron Man 2’ (Jon Favreau, 2010)

La segunda parte de Iron Man se centró demasiado en anticipar la construcción del universo Vengadores y hacer guiños inútiles, y se olvidó de construir personajes como había hecho su primera entrega. El alcoholismo de Tony Stark, uno de los arcos más interesantes del cómic, se convirtió en una nota al pie. Sirve esta película también para recordarnos que Mickey Rourke sigue siendo un actor.

Lo que sí. El fichaje de Scarlett Johansson como Viuda Negra.

Lo que no. Las referencias al próximo estreno de Los Vengadores al final de la película.

Paul Rudd consiguió salvar ‘Ant-Man’ (por los pelos) usando su verdadero poder: el carisma. Disney

20. ‘Ant-Man’ (Peyton Reed, 2015)

Ant-Man tiene momentos divertidos. Es lo mejor que podemos decir del debut cinematográfico de uno de los héroes atípicos de Marvel, el Hombre Hormiga. Stan Lee (el gran creador de superhéroes en cómic que falleció en noviembre de 2018) creía que este era el héroe más adaptable al cine por los juegos que permitía. Podía haber sido una película original, pero resultó un poco anticuada. Al menos tenían una hormiga tocando la batería.

Lo que sí. El carisma de Paul Rudd y Michael Peña. Es la clave en Marvel, un protagonista (Paul Rudd) con gracia, y deja que el resto ruede…

Lo que no. Ese villano, ese villano… ¿alguien se acuerda de él?

Edward Norton (sí, él también ha sido Hulk) en una de las muchas escenas de acción ‘El increíble Hulk’.Disney

19. ‘El increíble Hulk’ (Louis Leterrier, 2008)

El segundo (y, de momento) último intento por llevar a Hulk a la gran pantalla dio exactamente lo contrario que el primero (Hulk, dirigido en 2003 por Ang Lee): una cinta de acción sin más pretensiones donde todo acaba a tortazos. Y no funcionó. Seamos sinceros: nadie se acuerda de esta película.

Lo que sí. Las escenas de acción en Brasil.

Lo que no. Edward Norton participando a disgusto en una película que, en realidad, detesta.

18. ‘Doctor Strange’ (Scott Derrickson, 2016)

Millonario ególatra sufre un accidente que lo deja parcialmente incapacitado. Un aislamiento obligado le hace descubrir otra manera de vivir y logra la redención hasta convertirse en un superhéroe con poderes. Esa es la historia de Iron Man, sí, pero se podría trasladar palabra por palabra al hechicero supremo de Marvel, el Doctor Strange (interpretado por Benedict Cumberbatch). Incluso ambos llevan perilla. 

Lo que sí. Lo creativo de los combates multidimensionales.

Lo que no. Su historia de redención está muy trillada.

Chris Hemsworth y Natalie Portman, que dio vida a la enfermera Jane Foster, en ‘Thor’. ¿Volveremos a verla?Disney

17. ‘Thor’ (Kenneth Branagh, 2011)

El universo de Thor era complicado de adaptar. A los mandos estaba un director tan atípico como el adicto a Shakespeare Kenneth Branagh, que logra que esto no parezca una película cutre. Pero no da para mucho. Bueno, sí, para crear uno de los mejores villanos: Loki, interpretado por Tom Hiddleston.

Lo que sí. La química entre sus hermanos protagonistas: Thor y Loki.

Lo que no. El reino de los dioses vikingos creado por Branagh no acabó de cuajar. Y lo que hicieron con Natalie Portman no tiene nombre…

Brie Larson en ‘Capitana Marvel’, luchando por recuperar su memoria.

16. ‘Capitana Marvel’ (Anna Boden y Ryan Fleck, 2019)

Once años tardó Marvel en estrenar una película para una superheroína y en contratar a su primera directora (ahora se las dan de feministas…). El resultado es una película que cumplía el método Marvel, pero que no aportaba al universo Marvel más que un flashback. Puede que la igualdad entre géneros consista, entre otras cosas, en que una película protagonizada y dirigida por una mujer tenga el mismo derecho a ser mediocre y aún así arrasar en taquilla (como ha ocurrido con muchos trabajos de Marvel dirigidos por hombres).

Lo que sí. El conflicto por recuperar la memoria de la protagonista.

Lo que no. La falta de conflicto cuando ya conoce su pasado y sabe que puede ganar a todos, sobre todo al desaprovechado Jude Law.

15. ‘Iron Man 3’ (Shane Black, 2013)

El director Shane Black es un experto en acción desgarrada y diálogos rápidos. Era conocido como el guionista de Arma letal, pero tampoco debemos olvidar su mano junto a Downey Jr. en la cinta de culto Kiss Kiss Bang Bang. Para Marvel era una decisión arriesgada contar con él, y quizás nunca confiaron en que sacada Iron Man 3 adelante. El director propuso a una mujer, la actriz Rebeca Hall, para hacer de villana, pero los directivos de Marvel no lo consintieron. Y explicaron su veto: los aficionados puristas de la factoría no lo hubieran tolerado. Así era imposible sacar una película compacta adelante. Al menos lo intentó.

Lo que sí. La caída a los infiernos de la depresión de Tony Stark.

Lo que no. Es palpable cómo cortan las alas al director.

14. ‘Ant-Man y la Avispa’ (Peyton Reed, 2018)

La segunda entrega de Ant-Man al menos sabía el producto que tenía entre manos. Y lo utiliza para convertir esta secuela en una persecución automovilística sin fin con sus momentos de lucidez. Bueno, y está Michelle Pfeiffer.

Lo que sí. Una persecución en coche con muñecos de pez gigantes.

Lo que no. Una secuencia en el instituto con chistes a lo Deadpool, que tira de humor del malo.

Tessa Thompson (Valkyria) y Chris Hemsworth (Thor) en la película más gamberra de la saga, ‘Thor: Ragnarok’. Disney

13. ‘Thor: Ragnarok’ (Taika Waititi, 2017)

La tercera de Thor tiene su público. La estrategia era clara. Ante la tibieza de sus anteriores películas, Marvel contrató a un director que diera algo que nunca habían hecho: humor gamberro. El  responsable era el neozelandés Taika Waititi. Thor: Ragnarok logró una gamberrada espacial que une al héroe con Hulk para pasárselo bien. Los chistes son marca de la casa, y el resto da un poco igual. Al menos resultó ser un trabajo cómodo para Chris Hemsworth, un bromista nato que ya había expresado públicamente estar cansado de dar vida al personaje. La nueva vis cómica de Thor ayudó a que el actor australiano se sintiera en sintonía con el dios vikingo.

Lo que sí. El carisma de Valkyria y el descubrimiento cómico de Chris Hemsworth.

Lo que no. El humor de Waititi no es para todo el mundo. Y Cate Blanchett pasaba por allí.

12. ‘Vengadores: La era de Ultrón’ (Joss Whedon, 2015)

La productora debía mucho al director Joss Whedon, que había logrado unir a los superhéroes más aclamados en Los Vengadores (de 2012, en el puesto seis de esta lista), pero ahora le tocaba su prueba de fuego. Y, por desgracia, los directivos de Marvel no le dejaron ser del todo libre. Al final había demasiadas cosas por contar: la batalla con Hulk, Visión, Ultrón, Sokovia, el origen de la Bruja Escarlata y Mercurio… Cuando lo que de verdad importa al público de estas películas son las relaciones entre sus carismáticos personajes.

Lo que sí. La familiaridad entre sus personajes, ya asentada.

Lo que no. La querencia de complicar las cosas como careta para esconder argumento.

Spiderman Homecoming
Tom Holland, el Spiderman más fresco y joven de la historia, en ‘Spiderman: Homecoming’.

11. ‘Spider-Man: Homecoming’ (John Watts, 2017)

No hay héroe más famoso. Hemos visto el origen de Spiderman innumerables veces en cuestión de pocos años. Era el momento de darle chapa y pintura. El director John Watts (otro que venía del cine independiente) logró hacer de este Peter Parker superjoven algo mucho más fresco que cualquiera de los anteriores, a tono con sus aventuras del cómic. Tener a Iron Man de secundario le iba bien al hombre araña, que sale de su habitual entorno callejero para convertirse en un superhéroe aprendiendo de sus mayores. Spiderman se enfrentaba esta vez al Buitre de Michael Keaton, que se pone las alas de superhéroe por tercera vez tras ser Batman y Birdman. En resumen: una película rápida y divertida.

Lo que sí. Por fin captura a un Peter Parker con todas las de la ley. Y olvidarse del origen, aunque también de los secundarios de toda la vida.

Lo que no. Quizás demasiado rápida y sin buscar ser algo más.

Black Panther
La película más taquillera de la factoría, ‘Black Panther’, abrió también la puerta a la igualdad, con un reparto íntegramente negro. En la imagen, Chadwick Boseman, junto a Lupita Nyong’o y Danai Gurira.

10. ‘Black Panther’ (Ryan Coogler, 2018)

Estamos ante la película más taquillera de la factoría en EE UU y la única nominada a mejor película al Oscar. Black Panther fue un fenómeno de masas que abrió una puerta en Marvel: la de la igualdad. Un reparto íntegramente negro protagonizaba una película que además se situaba en África con una suerte de imaginería cultural anticolonialista. Era lo que pedía gran parte del público, y lo captaron bien. Era el momento de abrirse a un nuevo público que se sintiera identificado con este moderno panteón de dioses. Incluso si era realmente para ganar unos cuantos millones, estaba justificado.

Lo que sí. Su cuidada puesta en escena, desde los trajes a la simbología de Wakanda.

Lo que no. El mensaje anticolonialista se vuelve enrevesado al no tener claro a veces lo que está defendiendo.

Capitan América primer vengador
Chris Evans en ‘Capitán América: primer vengador’, posiblemente el superhéroe más difícil de adaptar a la gran pantalla. Disney

9. ‘Capitán América: El primer vengador’ (Joe Johnston, 2011)

Steve Rogers (o sea, Capitán América) quizás era el héroe más difícil de adaptar. El héroe de las barras y estrellas era un protagonista perfecto pasara lo que pasara, imperturbable en sus heroicidades y siempre al lado del bien, incluso si eso significa ponerse en contra de su país. Pero esta era la historia de cómo llegó a ser ese personaje, una historia bélica y de aventuras en plena Segunda Guerra Mundial que resulta tener entre sus componentes a gente con poderes. Por eso el cineasta Joe Johnston (director también de Rocketeer) era el perfecto para rodar este seudo-Indiana Jones de Marvel.

Lo que sí. Chris Evans encarna, sin que nadie diera un duro, al perfecto héroe imperturbable.

Lo que no. Que quizá centrar la temática en la Segunda Guerra Mundial no conectara con el público más joven, ajeno a aquella época.

8. ‘Guardianes de la Galaxia’ (James Gunn, 2014)

Kevin Feige, presidente de Marvel, exploró en lo más hondo para conceder una franquicia a un grupo de héroes desconocidos incluso para los lectores más creyentes. Como otras veces, desconfiaron de él. Pero ganó. La receta fue contratar a un director como James Gunn, que hasta ese momento solo había dirigido producciones contestatarias, para que diera rienda suelta a su personalidad transgresora, aunque en la compañía menos transgresora. Un autor que mantiene su personalidad sin conflicto por integrarse en un monstruo como Marvel.

Lo que sí. La música ochentera que casa tan bien con el estilo gamberro de James Gunn, director de la película.

Lo que no. El villano, Ronan (y ese cameo de Thanos), el eterno punto débil de Marvel: es incapaz de crear un antagonista con carisma.

7. ‘Capitán América: Civil War’ (Anthony y Joe Russo, 2016)

Estamos ante el clásico héroe contra héroe (Iron Man versus Capitán América), elevado a la máxima potencia mezclado con un argumento político de bajo calado. La película replicaba esa situación en la que era una especie de Vengadores 2.5, con menos política y más conflicto entre personajes (ellos son la verdadera razón del carisma de Marvel). Un drama mundial que logra introducir en este universo a Black Panther y a ¡Spider-Man!, cuyos derechos regresaron a la compañía a última hora. Pero los verdaderos jefes de pista eran Tony (interpretado por Downing Jr.) y Steve (interpretado por Chris Evans), que llevan sus posiciones hasta las últimas consecuencias. Ese combate final es lo más dramático que ha hecho el cine de superhéroes.

Lo que sí. Un malo que por fin funciona y enfrenta conflictos reales de los personajes. Es Barón Zemo y está interpretado por Daniel Brühl.

Lo que no. Falta por explicar mejor la trama política que envuelve la película y las posiciones enfrentadas de cada personaje.

Los vengadores
¿Caben todos los superhéroes de Marvel en una película? En ‘Los vengadores’ incluso encajan bien. En la imagen, Chris Hemsworth (Thor) y Chris Evans (Capitán América). Disney

6. ‘Los Vengadores’ (Joss Whedon, 2012)

Poner al director Joss Whedon a los mandos de una película como Los Vengadores tenía un objetivo claro: dar a los fans de Marvel lo que querían. Esto es, juntar de una vez por todas a todos los superhéroes en una película. El creador de Buffy, cazavampiros nunca había escondido su fanatismo por los cómics, y, de hecho, ha escrito para la editorial aplaudidas etapas en Patrulla X y Runaways. Aunque su trayectoria como director no fuera muy dilatada, el sello Whedon era de confianza. Su capacidad para escribir diálogos rápidos y la familiaridad de la que dotó a sus personajes era lo que necesitaba la película. Whedon describió la película como los integrantes de un grupo de rock con personalidades distintas que solo podían chocar al verse. Aquí se creó la familia.

Lo que sí. Lo bien que encajan todas las piezas del puzzle de personajes.

Lo que no. No acabamos de entender bien el propósito del ataque a la Tierra.

5. ‘Guardianes de la Galaxia Vol. 2’ (James Gunn, 2017)

Esta película es de las que dividen a los espectadores. Para algunos, la secuela a Guardianes de la Galaxia es peor que la anterior, pero, en realidad, con las relaciones ya establecidas, aprovecha mejor los conflictos y dramas familiares para lanzar un dardo directo al corazón sobre lo que significa la redención y la paternidad. Algunos quizás echen de menos los toques constantes de humor, pero tiene mucho más fondo que eso. Llorarás con un mapache y un árbol gigante. Y ejemplifica bien la evolución de Gunn, el director de la película, de enfant terrible a ángel redentor que quiere entender la sociedad.

Lo que sí. Las relaciones entre los personajes lo son todo en el argumento.

Lo que no. El argumento de equipos divididos se hace largo. Te pasas toda la película deseando que  interactúen.

Iron Man
Ni los ejecutivos se podían imaginar que la vida atormentada de Robert Downey Jr. serviría para crear al mejor Iron Man. Disney

4. ‘Iron Man’ (Jon Favreau, 2008)

La película fundacional del universo Marvel, rodada casi como una cinta independiente, sin guion (Jeff Bridges contó que se escribía en los camerinos y no había manera de enterarse de qué iba su personaje) y con unos ejecutivos que veían con recelo el regreso de Downey Jr. tras estar más tiempo en clínicas de desintoxicación que en rodajes. Resultó que el actor, apartado de la vida pública tras su escarceo con las drogas y detenciones varias, representaba mejor que nadie a Iron Man, y su carácter modelaba un personaje diferente a cualquier héroe. Después de verla solo queríamos más.

Lo que sí. Lo valiente que resultó fichar a Robert Downey Jr. como Tony Stark.

Lo que no. Nos importa Tony, pero no a lo que se enfrenta.

3. ‘Vengadores: Infinity War’ (Anthony y Joe Russo, 2018)

Para cuando los hermanos Russo fueron llamado a sustituir a Joss Whedon como directores de la nueva de los Vengadores, ya habían rodado dos películas en Marvel, pero ambas tenían un tono lúgubre e incluso pesimista. Ahora les tocaba tomar los mandos del Halcón Milenario de la franquicia. Y cumplieron ante el ingente reto. O quizás ya todos estábamos convencidos. Por suerte tenían a sus órdenes a los guionistas Christopher Markus y Stephen McFeely (verdaderos arquitectos) para equilibrar el protagonismo de los héroes, una proeza difícil que acaba con un chasquido y un final totalmente inesperado.

Lo que sí. Cada personaje tiene su misión en la película y se juega la vida con el fin de lograr su objetivo.

Lo que no. Es un capítulo, no una película en sí misma, y está hecha solo para quienes ya estaban convencidos de que iban a vibrar.

Nadie daba un duro por los hermanos Russo, pero solo ellos han sabido profundizar en la personalidad y las motivaciones de los personajes. Un ejemplo, el soldado de invierno, interpretado por Sebastian Stan en ‘Capitán América: El soldado de invierno’.

2. ‘Capitán América: El soldado de invierno’ (Anthony y Joe Russo, 2014)

Los hermanos Russo llegaron a Marvel desde la televisión, donde habían triunfado como directores con proyectos totalmente opuestos como las series Community y Arrested Development. Llegaron queriendo hacer algo que jamás se había hecho en Marvel: una historia de espías inspirada en películas de los setenta como Tres días del Cóndor. Nada que ver con lo que se habia visto antes del Capitán América. Nadie daba un duro por los Russo, pero lograron un drama de acción rodado con una velocidad y realismo (esas peleas mano a mano) que nos retrotrae a las mejores obras de ese género. Pueden no ser los directores más brillantes, pero sí los que más se preocupan de sus personajes, cuyos conflictos personales (al contrario que en otras cintas) motivaban cada decisión. Todo estaba en juego, y eso se traduce en un drama bien construido.

Lo que sí. Los conflictos personales motivan la acción, y cada escena es un placer.

Lo que no. Al contrario que en los cómics de Ed Brubaker (donde Bucky llevaba muerto décadas y era motor del origen del Capitán América), aquí lo conocíamos brevemente, por lo que la resurrección no es tan potente.

‘Vengadores: Endgame’ tenía todas las papeletas para ser un fiasco y se ha convertido en la mejor película de la factoría. En la imagen, el reparto al completo.

1. ‘Vengadores: Endgame’ (Anthony y Joe Russo, 2019)

Aquí tenemos un evento épico imposible de rodar que ha superado todos los malos augurios. No solo ha salido vivo, sino que logra una conclusión tan divertida como surrealista y emocionante. En una mano lleva la espectacularidad y grandiosidad de la saga (eso se daba por descontado). En la otra, y más importante, sujeta un guion consistente escrito para que todos los personajes tengan voz, para que cada uno de los protagonistas cruce ese camino del héroe. La película hace entender, en medio de un homenaje a toda la saga (incluso a Thor 2), que lo importante son Tony (Iron Man, interpretado por Downey Jr.), Steve (Capitán América, interpretado por Chris Evans) y Natasha (Viuda Negra, de Scarlett Johansson), ya convertidos en iconos cinematográficos del panteón de la cultura pop. Son sus conflictos los que hacen avanzar el relato. Esto es un fenómeno de los que ya no se viven en salas. Y, sí, el final es final, de verdad. “¡Vengadores, reuníos”.

Lo que sí. Hay varias sorpresas y guiños a los fans, pero todo está a favor de los personajes.

Lo que no. Que la experiencia de vivir un fenómeno así no se repetirá nunca

Author: ABC Online

En ABC Online trabajamos todos los días para mantenerte informado con contenidos de tu interés y de calidad, agradecemos tu preferencia y tus recomendaciones.