Meghan Markle y el príncipe Enrique presentan a su hijo, Archie Harrison


Los duques de Sussex presentan en el castillo de Windsor a su bebé y anuncian su nombre una vez que la reina Isabel le ha conocido

Rafa de Miguel

Como anunció Enrique de Inglaterra el pasado lunes, horas después de que su hijo naciera, la familia al completo ha comparecido este miércoles ante los medios de comunicación en el que es ya el primer acto oficial del nuevo miembro de la casa real británica, que ocupa el séptimo lugar en la línea de sucesión al trono. Los duques de Sussex han posado con su bebé en el St. George’s hall del castillo de Windsor, cerca de su nueva residencia, Frogmore Cottage. En el castillo el príncipe y su esposa han presentado a Isabel II y a Felipe de Edimburgo a su octavo bisinieto y han comunicado que se llama Archie Harrison Mountbatten-Windsor.

Fue el príncipe quien llevaba al pequeño envuelto en una toquilla blanca y protegido con un gorro del mismo color. “Es mágico, es algo increíble”, ha dicho Meghan Markle en su primera aparición con el pequeño. “Tengo a los dos mejores chicos del mundo, así que estoy muy feliz”, ha explicado la duquesa. Sobre su hijo ha dicho: “Tiene un temperamento dulce, es muy tranquilo”. “No sé de quién lo ha sacado”, ha añadido el príncipe. “Es genial, ser padre es increíble. Solo han sido dos días y medio, estamos emocionadísimos de tener a nuestro pequeño trocito de alegría. Estamos deseando pasar tiempo con él mientras crece poco a poco”, ha añadido el duque de Sussex, que al mostrar al bebé ante las cámaras —que pedían ver al pequeño más de cerca— ha indicado en tono de broma que “ya tiene un poco de vello en la cara, fantástico”. Su esposa ha querido agradecer las muestras de cariño recibidas a lo largo de estos dos días.

“Todavía estamos intentando averiguarlo”, ha contado Meghan sobre quién y cómo van a cuidar al pequeño. Sobre a quién se parece, fue el feliz padre quien habló: “Todo el mundo dice que los bebés cambian mucho en las primeras dos semanas, así que, básicamente, estamos aprendiendo cómo es todo ese proceso. Pero parece cambiar cada día, así que quién sabe”. 

Markle compareció con un vestido blanco que entalló con un cinturón para que se apreciaran las huellas de su reciente embarazo y anunció que toda la familia conoce ya al pequeño.

Con la llegada del bebé de los Sussex se ha implantado un nuevo protocolo más relajado que el que siguieron los duques de Cambridge cuando nacieron sus tres hijos: Jorge, Carlota y Luis. Meghan Markle dejó claro desde el principio que no estaba dispuesta a posar ante los medios de medio mundo poco después de dar a luz, que quería celebrar en privado la llegada de su hijo y luego cumplir con el requisito de su presentación oficial. La cita de este miércoles también ha estado rodeada de polémica. Markle ha querido que la CBS, cuyo programa matutino está presentado por su amiga Gayle King, se uniera a un pequeño grupo de medios británicos para la sesión de fotos en el Castillo de Windsor. La decisión fue una sorpresa para los canales británicos, incluidos la BBC y la ITV.

Markle también impuso su criterio a la hora de cómo dar a luz aunque no todo fue como ella quería. Scotland Yard organizó una operación para que Meghan Markle tuviera a su hijo de la manera más secreta posible. La exactriz había expresado su deseo de que su hijo llegara al mundo en casa. Pero al parecer no pudo cumplirlo.

El alumbramiento se produjo a las 5.26 (hora británica) del lunes, después de que Markle fuera trasladada en secreto al hospital de Portland (Londres) el domingo por la tarde. Allí permaneció durante la noche y se le indujo el parto, ya que llevaba más de una semana de retraso.  Al nacimiento asistieron Enrique de Inglaterra y la madre de la duquesa, Doria Ragland. Después de dar a luz Markle, ya acompañada de su bebé, regresó con la misma discreción a Frogmore Cottage. Una vez instalados en su casa, el príncipe compareció ante los medios de comunicación sin desvelar ningún detalle del operativo, decisión que también respetó el palacio de Buckingham.

Un primer plano del bebé de Meghan Markle y Enrique de Inglaterra. Dominic Lipinski AP

La llegada del bebé parece que ha relajado las supuestas tensiones entre los príncipes Guillermo y Enrique. Los duques de Cambridge, en su primera comparecencia pública tras el nacimiento del pequeño, el pasado martes, felicitaron a Enrique por la llegada del bebé. El príncipe Guillermo, con su particular humor, dio la bienvenida a su hermano a un club muy especial el que llamó: “la sociedad de privación del sueño”. La duquesa de Cambridge valoró la época del año en la que ha nacido, que además coincide con los cumpleaños de Luis y Carlota.

Desde Alemania, donde se encuentran de viaje oficial, el príncipe Carlos aseguró estar deseando llegar a Londres para ver a su nuevo nieto. El heredero mantiene una estrecha relación con Meghan Markle y ha sido uno de los miembros de la familia que ha facilitado su integración en la casa real.

La reina Isabel, quien no suele expresar sus sentimientos en público, sonrió al ser felicitada durante una audiencia por el nacimiento del pequeño y recordó que el niño elevaba a ocho el número de sus bisnietos.